Enter your keyword

ARTÍCULOS

Adiós al “Momo” Venegas, el sindicalista que combatió el autoritarismo K cuando nadie se animaba

El “Momo” era un sindicalista de los de antes, de lo que no tenían miedo de desafiar a los poderosos. Su enfrentamiento con Néstor y Cristina lo hizo más grande aún.

Por Julio Bárbaro para Infobae

Se nos fue un dirigente sindical de los que quedan pocos, de los enamorados de la política, de esa raza a la que antes pertenecían todos y ahora sólo quedan algunos -al menos en lo que era el peronismo.

Fui diputado en el 73; en ese tiempo los que representaban al sindicalismo eran más de cuarenta, un bloque sólido, con hombres convencidos de sus ideas y apasionados de las mismas. Eran tiempos de violencia donde estaban también los militantes que defendían sus proyectos.

Los años fueron pasando, los sindicalistas que no se renovaron fueron cambiando de ideas y hasta de clase social (las obras sociales a muchos, demasiados, los convirtieron en administradores de sistemas de salud). Entonces se fueron pareciendo a empresarios que sufren la molestia de la política como si no les importara demasiado la sociedad.

El “Momo” era de la raza anterior, de los comprometidos, de los que no tenían problema en salir a pelear. Enfrentó cuando nadie se le animaba al kirchnerismo junto con Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, junto a Julio Piumato, a Juan Carlos Schmidt y unos pocos más, la pelearon fuerte y sufrieron los embates de ese triste y absurdo autoritarismo que usurpó nuestros símbolos. Los otros, muchos de ellos que ahora salen a hablar, se quedaron en el silencio rentable. Esos estuvieron en la de ellos y podíamos haber terminado siendo algo parecido a Venezuela.

El “Momo” amaba la política y hasta fundó un partido, Fe, donde le puso pasión a sus ideas. De centro, peronista convencido, amigo de Macri, colaboró con el Gobierno, luchando solo en una causa que casi nadie se atrevía a acompañar.

Hay muchos que creen que el heroísmo es propiedad de los revolucionarios: es un cuento. Demasiados de los que transitan por esos espacios no resisten un archivo. El “Momo” no era de izquierda, pero tenía más dignidad y convicción que la mayoría de los que dicen ser de ese palo. Él estaba del otro lado pero no era de la patronal como han dichos algunos malintencionados; creía en el dialogo y lo defendía batallando y a pura pérdida, como las veces que la lacra autoritaria lo agredió y hasta lo quiso encarcelar.

Entre tanto sindicalista que dejó de hacer política para no arriesgar los negocios de su espacio, entre tanto empresario que aplaude al que manda cualquiera sea su ideología, entre tanto izquierdista que se sumó al paquete de negocios de Santa Cruz, el “Momo” peleó contra Néstor y Cristina cuando costaba caro hacerlo. Y eso merece ser recordado.

En definitiva, fue alguien que se destacó por su pasión y cordura durante toda su vida, pero especialmente durante un momento en el que la sociedad, a causa de la obediencia al poder y el sectarismo estaba contra las cuerdas. El “Momo” fue un apasionado y un hombre de bien; odiadores y oportunistas, abstenerse.

Publicado el 2 de Julio de 2017.

Link original