Enter your keyword

ARTÍCULOS

Por qué Lavagna hace bien en no querer ir a una interna en el PJ

Cada vez es más claro que la sociedad argentina necesita un proyecto político nuevo, pero también que para salir de la decadencia es imprescindible la unidad nacional.

Por Julio Bárbaro para Infobae

Hasta ahora, los sectores del peronismo que se distanciaban de Cristina eran la propuesta para salir de la crisis. La dimensión del fracaso que nos gobierna obliga a convocar a un frente nacional, donde lo mejor de cada sector político supere la debilidad de los partidos y ofrezca una salida que nos evite la tragedia del oportunismo imperante.

Sería absurda una interna del peronismo que, en rigor, difícilmente pueda superar el sistema que implica amontonar sectores como si el problema fuera tan solo de votos y candidatos (Además, después de Menem y los Kirchner, ser peronista no expresa absolutamente nada. Los partidos no contienen hoy más que la ambición de los cargos).

Por esa razón, Roberto Lavagna no puede ni debe ser parte de una interna peronista. Junto con muchos de nosotros, junto con radicales, socialistas y conservadores, interpreta el desafío de proponer un proyecto superador de grietas y fanatismos, una heterodoxia que herede aquel abrazo de Perón con Balbín, y también aquel encuentro que sumó a desarrollistas y social cristianos, socialistas y conservadores.

Superar la grieta es una tarea titánica donde un grupo convoque al dialogo, al encuentro, a la grandeza de una revisión de nuestro pasado para gestar la recuperación de nuestro futuro. Y esto no se resuelve en el seno del peronismo ni de ninguna otra fuerza política. Podemos ir a una interna con las estructuras de una fuerza aliada, pero el encuentro entre distintas historias exige de hombres capaces de llevarlo a cabo, de personas respetadas más allá de su propio partido.

Sabemos de sobra que hay poco tiempo; eso nos obliga a no caer en las garras del oportunismo y convocar políticos, sindicalistas, empresarios, y todos aquellos que se sientan preparados para el desafío de asumir que somos una parte y que sin el otro no somos nada.

Soy respetuoso de los candidatos del peronismo federal, solo que asumo el espacio superior del movimiento nacional, de ese lugar político que desde hace años espera ser encarnado. Y si estamos con Roberto Lavagna es simplemente porque lo vemos como la única persona capaz de ocupar la conducción de esa convocatoria. Los proyectos son importantes, solo que a veces terminan reflejados en las persona. Y ese es hoy el desafío.

Publicado el 7 de abril de 2019.

Link original