Enter your keyword

Perfil

Julio Bárbaro, un retrato en palabras

En su casa están las fotos de él con todos los gobernantes de la democracia, en primer plano los retratos de sus hijos Carmela y Pancho, las cartas que le escribe el Papa Francisco, los dibujos de Carpani, de Molina Campos y una maciza escultura de hierro, El beso, también de Carpani que es una joya en el centro de su mesa. En una cómoda cerca de la ventana del living domina el espacio la cruz de Cristo que se destaca sobre el resto de objetos que suelen ser recuerdos de sus viajes y afectos.

Su casa es un típico departamento de clase media de Barrio Norte, confortable, luminoso pero sin lujos excesivos. Por lo general, a Julio se lo encuentra preparando el almuerzo, atendiendo algún llamado de las radios, escuchando música clásica, leyendo o yendo a algún encuentro. Siempre tiene todos los diarios del día en la mesa y no es raro que haya más de un invitado destacado en  la mesa del mediodía.

Él es cálido, amable, dinámico, enérgico y tiene un sentido del humor inigualable. Con ese sentido del humor se sienta a conversar con agudeza de aquello que le interesa: el destino del país. Su persona y su casa son el retrato vivo del pasado inmediato de la historia argentina, es un pedazo discursivo crucial para entender los ’70. Aún no compartiendo su posición, su voz sigue siendo fundamental para comprender a ese enorme sector de la sociedad argentina que, en medio del genocidio de Estado y la “revolución” por las armas, le dijeron un NO titánico a esa violencia.

De todos los colores con los que Julio se presenta yo me quedo con el que ubica la riqueza en la interioridad, el que distingue perfecto el hiato que existe entre el amor y el dinero, el militante mítico que se sienta en la mesa de Mirtha y con desparpajo dice: “La otra dimensión del Estado, su contracara, es la concentración de lo privado. Estamos cayendo en una situación en la cual hay cadena de farmacias, cadena de kioscos, cadena de bares. Todo se va transformando en cadenas con lo cual la dispersión de la propiedad se va achicando y una sociedad funciona si el Estado es eficiente y chico, y el capitalismo es disperso. Si es concentrado nos quedamos en una situación de injusticia. Mientras la ganancia no tenga límites tampoco lo va a tener la miseria”.

Con ese Julio me quedo. Ese que, aunque estés en las antípodas de su postura de coyuntura, te recibe. Ese que te define la realidad en una línea. Ese de las comparaciones floridas y las metáforas vibrantes. El militante mítico de las verdades desmesuradas, el creador de aforismos asombrosos, el poeta lúdico de lo político. Ese que te hace reír a carcajadas y después de la risa… el diálogo continúa. 

Por Valeria Espósito

Nota de la autora:
Soy de las personas que creen que para entender la historia hay que escuchar todas las voces que atestiguaron los acontecimientos. Julio es una de las más destacadas de esas voces, por ello mi admiración y este improvisado testimonio. A Julio lo conocí en el 2009, cuando me fui de la Secretaría de Cultura de la Nación. En aquella época coincidimos en el gusto por el auge de la comunicación 2.0 y empezamos a trabajar juntos en las redes sociales y en sublog. Un par de años después el trabajo concluyó pero la amistad perdura y por ello este retrato de su exquisita personalidad.

Adaptado del texto “Julio Bárbaro (Retrato). Prosa poética en el 74 aniversario de su nacimiento”, publicado por Valeria Espósito el 29 de enero de 2016 en el Blog de Julio Bárbaro.

Trayectoria

1966

Se recibe de Licenciado en Ciencia Política en la Universidad del Salvador.

1967

Participa de la Unión Nacional de Estudiantes.

1972

Secretario general del Partido Justicialista de Capital Federal.

1973 a 1976

Diputado Nacional del Partido Justicialista por Capital Federal.

1973 a 1976

Profesor Asociado de la Cátedra Amelia Podetti en Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

1981 a 1983

Integrante del equipo político del Dr. Ítalo Argentino Luder.

1983 a 1985

Diputado Nacional del Partido Justicialista por Capital Federal.

1989 a 1991

Secretario de Cultura de la Nación.

1993 a 1995

Secretario Académico del Instituto Nacional de la Administración Pública.

2003 a 2008

Interventor del Comité Federal de Radiodifusión.